Muéstrame lo lindo de tener hijos…¡por favor!

Pienso que si hay algo que tiene mala publicidad en estos días es tener hijos. ¿Noches sin dormir?¿Presupuesto reducido ?¿Un estilo de vida limitado a cambiar pañales y vivir encerrado en la casa? Unas vueltecitas por internet y te apuesto a que encontrarás más de un chiste o artículo que hace referencia a esa supuesta esclavitud encubierta que, al menos a mí, ya no me hace ninguna gracia.

Le doy vueltas al asunto y me pregunto si lo caro que está el kilo de guagua está repercutiendo demasiado en nuestro discurso sobre formar familia. Es obvio que tener hijos tiene más satisfacciones que solo contar con un mini ser humano con tus rasgos. Por eso, ¿dónde están esas alegrías que nos dan los hijos?. Me lo pregunto cuando pareciera como si los progenitores a mi alrededor estuvieran todo el tiempo cansados de su noble tarea . Felices, pero terriblemente agotados. Seguir leyendo